No quedan días de verano…

Se acaban las vacaciones, pasar las interminables mañanas en la cama, desayunar ricamente en familia, disfrutar de las eternas tardes con los amigos al sol, saborear los helados que tanto me gustan, que el sol se ponga a las nueve de la noche,  lanzarse a la piscina/playa/río para refrescarse, desconectar de la tecnología, pasear en bici hasta el pueblo cercano, recorrer todas las fiestas de la comarca, ver ganar a España el mundial, leer las novelas que uno quiera, las vacaciones con la familia, la excursión de fin de curso, las marchas de senderismo por la montaña, y un largo etcétera.

Y vuelve levantarse a las 7h35, vestirse en dos minutos, desayunar en menos, coger la mochila y ir corriendo al colegio, los agradecidos descansos de cinco minutos entre clases, el café descafeinado de máquina a media mañana, estudiar hasta las tantas de la madrugada, el estrés de la ciudad, el largo invierno nevado, los exámenes, las evaluaciones, los apuntes, los horarios, y otro largo etcétera.

¿Con qué os quedáis?

PD: Hoy he empezado el bachillerato, primera jornada y ya estoy agotado, lo que nos queda… La verdad es que no es un cambio drástico como dicen algunos, solo que la mitad de las asignaturas son nuevas y sólo hay un objetivo: Selectividad.

Crédito de la imagen:  Matteo Angelino registrada bajo Creative Commons.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s